Francisco Mouat

Literatura y fútbol

Francisco Mouat

Literatura y fútbol

"Para meter un gol de media cancha hay que ser un filósofo natural en toda la extensión de la palabra Preferible que las patadas se las den a la pelota antes que se las den entre ellos mismos Hay que ponerse en órbita compadre este es un país de pelotaris Hágase futbolista De lo contrario no le dan pelota".

Nicanor Parra, “La página deportiva”.

“Yo también soy melancólico y a veces la vida me parece una manera sobrevalorada de pasar el tiempo, pero nunca he querido no seguir siendo yo y nunca he deseado el olvido. No estoy tan convencido de la inutilidad de la vida como para que la promesa de una nueva novela o un nuevo amigo (o una vieja novela y un viejo amigo), o un partido de fútbol en la televisión (o hasta la emisión de un partido antiguo) no vuelvan a despertar mi interés”.

Julian Barnes, Nada que temer.

Muchos escritores que aman el fútbol no se hacen problema en convertir esa pasión en buena literatura, capaz de interesar no solo a los aficionados al balompíé, sino a cualquier otro lector que nunca pisó una cancha ni fue al estadio ni vio un partido por televisión o lo escuchó por radio, pero que sí está dispuesto a atravesar las páginas de un relato, una novela, un ensayo, una crónica o la biografía de un futbolista porque no es la pelota en movimiento la que demanda su atención e interés, sino simplemente el arte de la palabra bien dicha.

En el vasto universo de libros y textos de fútbol publicados en los últimos, no sé, sesenta años, preparé una selección de relatos, fragmentos de novelas, ensayos, crónicas y también poemas de una treintena de autores, entre ellos, escritores argentinos como Roberto Fontanarrosa, Osvaldo Soriano, Eduardo Sacheri y Martín Kohan, además de Juan Villoro, Javier Marías, Martín Caparrós, Nick Hornby, Mario Benedetti, Julio Ramón Ribeyro, Diego Lucero, Ryszard Kapuscinski, Eduardo Galeano y Andrés Burgo, y los chilenos Roberto Bolaño, Nicanor Parra, José Ángel Cuevas, Juan Pablo Meneses, Esteban Abarzúa, Erick Pohlhammer y Juan Cristóbal Guarello, entre otros.

La idea, entonces, será pasar revista durante las tres sesiones a una selección de textos de todos los autores escogidos para, primero, disfrutarlos, y luego profundizar a través de ellos en asuntos del fútbol que la literatura sabe convertir en alimento esencial y nutritivo no solo para el hincha, sino para cualquier lector atento y sensible.

A modo de precalentamiento:

“Una vez asistí a un coloquio sobre Literatura y Fútbol en la Universidad Diego Portales en donde uno de los invitados a dialogar con el público era el escritor argentino Martín Kohan, fanático de Boca Juniors. Ese día, Kohan explicó algo que no es muy frecuente entre los escritores que gustamos del fútbol y además disfrutamos leyendo y escribiendo libros vinculados al fútbol. En uno de los pocos textos que ha escrito en su vida donde el fútbol es tema, un ensayo breve llamado “La persuasión de ser Gatti”, habla de Hugo Orlando Gatti, el Loco Gatti, el arquero de Boca Juniors que fue su ídolo desde niño, y que lo hizo llorar de felicidad por primera vez en su vida cuando Kohan tenía diez años de edad y Gatti atajó un penal en Uruguay que convirtió a Boca en campeón de América. Todo eso sucedió en 1977. Martín Kohan dejó de ser un niño pero nunca dejó de admirar a Gatti, y además cultivó la costumbre de instalarse algunas mañanas en un bar de Belgrano, el Vivaldi, en la esquina de Echeverría y Conde: “Por la ventana se ven los árboles de la plaza, un poco más lejos el tren, y la gente que pasa por la vereda no da la impresión de tener problema alguno. Leo un rato, escribo un poco; pero a veces aparece Gatti. Gatti va a ese bar, se sienta en cualquier mesa, le dan el diario para que lo hojee, lo hojea. Yo lo miro desde mi lugar; ya no leo más, ya no escribo más, solamente lo simulo. No me acerco a Gatti, no lo importuno, me limito a pensar en el penal que le atajó a Vanderley en septiembre de 1977 y en el tipo de sensibilidad que él inventó para mi vida. Gatti lee el diario, después lo cierra, saluda, se va. Ya me pasó varias veces. Lo veo irse: camina con cierto lastre en la pierna derecha. Durante días, dos o tres, a veces cuatro”, a Martín Kohan se le pega ese modo de andar, o más bien se le impone, hasta que finalmente deja de caminar como Gatti y vuelve a su forma habitual.

A pesar de su fanatismo por Boca Juniors (acompañado en este caso por un odio enfermizo hacia River Plate) y de su amor profundo a la literatura, Kohan no lee literatura de fútbol, como la escrita por compatriotas suyos como Osvaldo Soriano, Roberto Fontanarrosa y Eduardo Sacheri, y cree poco probable que alguna vez escriba un libro a partir de su relación con el fútbol. De hecho, sus tres textos sobre fútbol que figuran en su libro Fuga de materiales parecen ser los únicos que ha publicado en los que se refiere explícitamente a su pasión pelotera. ¿Por qué? Porque Kohan piensa que para hacer literatura necesita una distancia que es imposible que él matenga tratándose de fútbol, y que aún si llegara a salvar el problema de la distancia, terminaría exponiéndose de un modo que no le agrada o del que no se cree capaz. En su caso, el amor al fútbol y a la literatura los vive por separado, son mundos que no se cruzan, y Kohan no se hace ningún problema en que sea así: cada uno en su tiempo y lugar”.

Francisco Mouat

Material de lectura:

Cada participante recibirá –previamente– los textos que serán revisados en el taller. También se proporcionará una bibliografía con lecturas sugeridas.

La lectura de los textos no es un requisito previo obligatorio, pero su lectura sin duda ayudaría a enriquecer la experiencia del taller.

Duración Taller: 3 Sesiones de dos horas aprox.

Fechas y Horarios Sesiones:

Sesión 1: Jueves 6 de enero de 2022 de 18:00 a 20:00 hrs. Colombia

Sesión 2: Jueves 13 de enero de 2022 de 18:00 a 20:00 hrs. Colombia

Sesión 3: Jueves 20 de enero de 2022 de 18:00 a 20:00 hrs. Colombia


$190.000 (Pesos Colombianos)
Solo quedan 0 unidades de este producto
Importante * Clases Online y en vivo, por lo cual requieres un computador con wi-fi y la aplicación Zoom Meetings instalada.
* La sesión en Zoom se abrirá 20 minutos antes del taller para las personas que quieran conectarse con tiempo.
* Mínimo de personas por taller: 20 (si no logramos las 20 inscripciones, el cupón se reserva para una nueva fecha sugerida)
* Este taller es de alta convocatoria con un cupo de máximo 300 personas, lo cual podría limitar la interacción de los participantes con el tallerista durante el desarrollo de las sesiones.
* El formato del Taller es Online y en Directo, por lo que no se considera el envío de la grabación del Taller a los participantes.
* Talleres de Bolsillo no se responsabiliza por la calidad de señal de internet del usuario y los problemas que ello pueda causar en el transcurso del taller.